Flores de Bach                                                       

 

 

     Quién acceda por vez primera a este apartado puede formularse la siguiente pregunta:

    ¿Qué tiene que ver la Radiestesia con los remedios florales? Pues es sencillo, el método de diagnóstico.

    Actualmente el diagnóstico es realizado por diversos terapeutas que emplean diferentes métodos. Quienes practican la Kinesiología lo hacen con este método. Otros utilizan el método  R.A.C. (reflejo auriculo-cardiaco) o pulsos, creado por Paul Nogier en los años 50. Con el péndulo los radiestesistas. Y quienes no sigan ninguna de estas disciplinas, con una entrevista personal en la cual a través de un chequeo de los rasgos del comportamiento deciden cual es el remedio más adecuado.  A veces es el propio paciente el que decide qué remedio tomar a través de unas indicaciones generalizadas que pueden conseguir en el lugar de venta.

 

   MI MÉTODO

 

   Hablemos pues del método radiestésico, o al menos del empleado por mí (ya que soy autodidacta y acostumbro a desarrollar mis propios métodos). En este caso no memorizo para qué es aconsejada cada esencia floral. Las leí una vez sin intención de memorizarlas, tan solo para que el inconsciente tome consciencia de cada remedio floral y me ayude a elegir.

   Para saber el grado de necesidad de un remedio floral utilizo una gráfica o escala del 0 al 10. Previamente he codificado mi mente para que los valores de necesidad por debajo del 5 no sean elegidos en una primera valoración. La otra codificación mental impuesta es que solo sean detectados en esta primera valoración los problemas emocionales que permanecen anclados al sujeto, dejando de lado los problemas ocasionales o transitorios que todos padecemos.

    Pido conectar mentalmente con el inconsciente de la persona en cuestión, presencialmente o a través de una fotografía. Mi primera pregunta es para averiguar si esta persona necesita algún remedio floral. En el caso de una respuesta afirmativa, pregunto la cantidad de esencias necesarias. Imaginemos que la respuesta es dos, entonces pregunto el grado de necesidad de cada una de ellas. La siguiente pregunta es si se necesita algún remedio por debajo del grado 5 de necesidad y si existe algún problema transitorio. Con todos estos datos hago mi valoración.

   Lo normal es que mi chequeo, en un 90% de los casos, arroje un resultado de un máximo de tres remedios florales, que no se suelen prolongar más allá de un frasco de remedio floral por cada problema. Pero, sin duda, cada caso es un mundo.

  

   CHEQUEO A DISTANCIA

 

   Para aquellos que no dispongan de un terapeuta cercano o que prefieran que yo les haga un chequeo (y les diga si están necesitados de algún remedio floral) pueden hacerlo a través de la tienda, la tarifa en este caso es de 22 € por la realización de ese chequeo. Para ello necesitaría una foto (digital) de tipo carnet y el nombre completo de la persona a testar. Haría una primera valoración de que número de remedios necesita y se lo comunicaría para que pueda adquirirlos en algún herbolario.

   A veces cuando son necesarios varios remedios florales, no siempre el paciente se suele identificar con todos los estados emocionales o de conducta a que estos, genéricamente, son dirigidos. Pero también es cierto que no siempre estamos capacitados para reconocer nuestras deficiencias.

 

   ESENCIAS FLORALES DE BACH

 

   Las flores de Bach, llamadas también remedios florales o esencias florales de Bach, forman parte de las medicinas alternativas. Son un total 38 preparados, elaborados a partir de la maceración en agua o decocción de diversas flores o especies vegetales recolectadas en la región de Gales (Reino Unido). Para ello, el creador de esta terapia floral, el Dr. Bach, recolectaba las flores y las depositaba en un bol de vidrio lleno de agua de manantial, y las dejaba macerar al sol hasta que las plantas se marchitaban (tiempo que suele variar entre una y varias horas). Al líquido obtenido se le denomina tintura madre. En las épocas en que el sol no calentaba lo suficiente sometía las flores a una ligera decocción. Intuía que de ambas formas podía captar la energía y propiedades acumuladas en las flores.

   El preparado resultante es mezclado con brandy, en una proporción de 1:44, que es utilizado como medio conservante de las propiedades del extracto floral.

   El médico inglés Edward Bach (1886–1936) desarrolló las primeras 12 esencias de esta terapia floral, entre 1928 y 1932; a este primer grupo lo denominó los doce sanadores. Se dice que el Dr. Edward Bach era capaz de percibir el valor energético de la materia. Era esencial para él el diferenciar y reconocer dos aspectos fundamentales en las personas: el físico y el espiritual.

   La salud depende de la armonía entre ambos campos. Edward Bach consideraba que la enfermedad era un desequilibrio emocional ocasionado en el campo bioenergético de las personas y que si este desequilibrio persistía se manifestaba la enfermedad en el campo físico.

   Los remedios florales de Bach se vienen utilizando con éxito desde entonces en el tratamiento de características de la personalidad, trastornos psicosomáticos, psicológicos y emocionales, tales como miedo, odio, angustia, impaciencia, confusión, ira, incertidumbre, apatía, timidez, irritabilidad, ansiedad, depresión, insomnio, intolerancia, traumas, obsesiones, etc. Cuando una persona vuelve a estar bioenergética y emocionalmente equilibrada  puede superar por sí misma cualquier enfermedad.

   Estos remedios florales ayudan a conseguir el equilibrio emocional y pueden utilizarse simultáneamente con otros tratamientos. No presentan efectos secundarios, aunque  pueden aumentar la sensación de necesitar más horas de sueño en los primeros días del tratamiento. La duración del mismo varía dependiendo principalmente del tiempo transcurrido desde la aparición del problema y la intensidad del mismo.

Junto a cada remedio floral incluyo a continuación algunos de los problemas para los que está indicado el uso del mismo. Sin embargo, este listado es simplemente orientativo, pues un mismo problema puede ser tratado con efectividad con dos remedios diferentes o bien con la combinación de más de uno.

 

 

 

              Epifanio Alcañiz

 

              Restaurador bioenergético

 

              Investigador de las energías telúricas

 

  Pautas de administración                                       

   Existen diferentes pautas a la hora de administrar estos remedios florales. Hay quien prefiere que se administren directamente bajo la lengua y hay quien prefiere que antes estos extractos sean diluidos.

    Hablaré pues de la forma que yo entiendo como más efectiva y no porque piense de una u otra manera, simplemente porque es la respuesta que obtengo a través del inconsciente.

   Las pautas de dosificación deben ser personalizadas. Pero si hemos de regirnos por unas pautas generalizadas, yo aconsejaría 5 tomas de 2 gotas sin diluir por toma, que se depositarían bajo la lengua dejándolas actuar durante un par de minutos.  

   En caso de que se utilizasen varios remedios, las pautas normalmente utilizadas pasan  por mezclar varios remedios diluidos, pero mi recomendación nunca reconoce esta dosificación, entiendo que los remedios no han de mezlarse y mucho menos diluirlos, en caso de que salga más de un remedio en un grado alto necesidad, mi consejo sería tomar directamente dos gotas de cada remedio dejando pasar entre uno y otro al menos 4 minutos. Lo recomendable sería hacer las tomas al menos 10 minutos antes o después de las comidas. Lo ideal sería tomarlas  5 veces al día, nada más levantarse, a media mañana, antes de la comida, a media tarde y al acostarse.    En general, también recomendaría reforzar su efecto haciendo un descanso de 5 días después de los 10 primeros de tratamiento, y después continuar en todos los casos hasta agotar el tratamiento. Pero repito, cada persona puede necesitar una dosificación diferente, estas pautas son generales.

 

 

 

                Epifanio Alcañiz

 

                Restaurador bioenergético

 

                Investigador de las energías telúricas

 

 

       Esencias florales de Bach                               

   Las flores de Bach, llamadas también remedios florales o esencias florales de Bach, forman parte de las medicinas alternativas. Son un total 38 preparados, elaborados a partir de la maceración en agua o decocción de diversas flores o especies vegetales recolectadas en la región de Gales (Reino Unido). Para ello, el creador de esta terapia floral, el Dr. Bach, recolectaba las flores y las depositaba en un bol de vidrio lleno de agua de manantial, y las dejaba macerar al sol hasta que las plantas se marchitaban (tiempo que suele variar entre una y varias horas).      Al líquido obtenido se le denomina tintura madre. En las épocas en que el sol no calentaba lo suficiente sometía las flores a una ligera decocción. Intuía que de ambas formas podía captar la energía y propiedades acumuladas en las flores.

   El preparado resultante es mezclado con brandy, en una proporción de 1:44, que es utilizado como medio conservante de las propiedades del extracto floral.

   El médico inglés Edward Bach (1886–1936) desarrolló las primeras 12 esencias de esta terapia floral, entre 1928 y 1932; a este primer grupo lo denominó los doce sanadores. Se dice que el Dr. Edward Bach era capaz de percibir el valor energético de la materia. Era esencial para él el diferenciar y reconocer dos aspectos fundamentales en las personas: el físico y el espiritual.

   La salud depende de la armonía entre ambos campos. Edward Bach consideraba que la enfermedad era un desequilibrio emocional ocasionado en el campo bioenergético de las personas y que si este desequilibrio persistía se manifestaba la enfermedad en el campo físico.

   Los remedios florales de Bach se vienen utilizando  con éxito desde entonces en el tratamiento de características de la personalidad, trastornos psicosomáticos, psicológicos y emocionales, tales como miedo, odio, angustia, impaciencia, confusión, ira, incertidumbre, apatía, timidez, irritabilidad, ansiedad, depresión, insomnio, intolerancia, traumas, obsesiones, etc. Cuando una persona vuelve a estar bioenergética y emocionalmente equilibrada  puede superar por sí misma cualquier enfermedad.

   Estos remedios florales ayudan a conseguir el equilibrio emocional y pueden utilizarse simultáneamente con otros tratamientos. No presentan efectos secundarios, aunque  pueden aumentar la sensación de necesitar más horas de sueño en los primeros días del tratamiento. La duración del mismo varía dependiendo principalmente del tiempo transcurrido desde la aparición del problema y la intensidad del mismo.

    Junto a cada remedio floral incluyo a continuación algunos de los problemas para los que está indicado el uso del mismo. Sin embargo, este listado es simplemente orientativo, pues un mismo problema puede ser tratado con efectividad con dos remedios diferentes o bien con la combinación de más de uno.

 

 

 

                Epifanio Alcañiz

 

                Restaurador bioenergético

 

                Investigador de las energías telúricas

 

 

                                                                    Los 38 remedios florales del Dr. Bach                           

 

   1. AGRIMONY (Agrimonia)

  Oculta emociones tortuosas, problemas graves y sufrimientos. Evita discusiones y busca armonía. Tormento mental, fachada de alegría y despreocupación. Busca ser aceptado. Si se enferma bromea al respecto.

   2. ASPEN (Álamo temblón)

   Miedo a lo sobrenatural, a situaciones de origen desconocido, que siente que lo amenazan, y a la muerte.       Presagios. Temor vago e inexplicable. Fobias. Niños con miedos o pesadillas.

   3. BEECH (Haya)

   Arrogancia. Orgullo. Tiende a ser intolerante y a criticar despiadadamente. Juzga con dureza. No tolera las ideas y costumbres diferentes a las suyas.

   4. CENTAURY (Centaura)

   No sabe decir no. Sacrifica sus propias necesidades para quedar bien. Fácilmente manipulable. Abnegado. De voluntad débil.

   5. CERATO (Ceratostigma)

  Falta de confianza en sus decisiones. Busca la aprobación y el consejo de los demás. Cambia fácilmente de opinión. Es indeciso.

  6. CHERRY PLUM (Cerasifera)

  Miedo a perder el control de sus actos. Pensamientos irracionales persistentes. Arrebatos incontrolables. Estado errático.

  7. CHESTNUT BUD (Brote de castaño blanco)

Repite los mismos errores, no aprende de sus experiencias. Atrapado en un círculo vicioso de repetición.

  8. CHICORY (Achicoria)

   Tiene una personalidad posesiva y exigente. Se inmiscuye en los asuntos de los demás continuamente. Toma mucho, dando poco. Manipulación excesiva. Se hace el mártir.

   9. CLEMATIS (Clemátide)

   Soñador que evade la realidad. Difícilmente está en el aquí y el ahora. Distraído, presta poca atención a lo que sucede a su alrededor. Vive en un mundo de fantasía, como un mecanismo de escape a su infelicidad.

   10. CRAB APPLE (Manzano silvestre)

   Reacciones exageradas ante imperfecciones mínimas. Perdida de perspectiva, le distraen pequeños detalles. Baja autoestima. Sensación de estar sucio y terror a contaminarse.

   11. ELM (Olmo)

   La responsabilidad le abruma. Incapaz de tomar sencillas decisiones. El exceso de presión le bloquea.

   12. GENTIAN (Genciana de campo)

   Desanimado y escéptico. Pesimista. Depresión por causas conocidas. El fracaso le provoca desaliento.

   13. GORSE (Aulaga)

   Desesperación y pérdida de esperanza. Apatía. Actitud pesimista.

   14. HEATHER (Brezo común)

   Obsesionado por sus propios problemas. Ensimismado. Centrado en sí mismo. Deseo de hablar sobre sí mismo. Habla excesivamente, pero no escucha. Niño falto de afecto

   15. HOLLY (Acebo)

  Celos, desconfianza, envidia, odio y rencor. Carece de compasión. Para quienes necesitan amor.

   16. HONEYSUCKLE (Madreselva)

   Anclado en el pasado, no vive el presente. Nostalgia obsesiva. Añoranza del pasado y los buenos tiempos. Sueños sin realizar.

   17. HORNBEAM (Hojaranzo o Carpe)

   Agotamiento mental por hastío. Cansado de la rutina diaria. Apatía. Falta de estimulo mental.

   18. IMPATIENS (Impaciencia)

   Impaciencia. Irritabilidad. Frustración por el lento desarrollo de los acontecimientos. Poco paciente con las estupideces.

   19. LARCH (Alerce)

  Falta de confianza. Espera fracasar. Exageradamente prudente. Complejo de inferioridad. Voluntad débil. Se considera inútil.

   20. MIMULUS (Mímulo)

   Miedo a lo conocido, a situaciones concretas, definibles. Reservado y sensible. Pasivo. Timidez.

   21. MUSTARD (Mostaza blanca)

   Pesimismo y desaliento. Desánimo fuerte, falta de impulso. Depresión y tristezas de causas desconocidas, que aparecen y desaparecen sin motivo aparente.

   22. OAK (Roble albar)

   Lucha desesperadamente contra la adversidad. Dedicación obsesiva, cansancio extremo por el trabajo. Le agota la responsabilidad con personas a su cargo.

   23. OLIVE (Olivo)

   Agotamiento total, físico y/o mental. Fatiga extrema. Después de un periodo de estrés.

   24. PINE (Pino silvestre)

   Sentimiento de culpabilidad. Desesperación por sentimiento de culpa y autorreproche. Se culpa por todo, asume culpas ajenas. Abatido por no perdonarse a sí mismo.

   25. RED CHESTNUT (Castaño rojo)

   Miedo a que les suceda algún daño a los seres queridos. Preocupación por ellos. Altruismo, sacrificio. Sufre por problemas ajenos.

   26. ROCK ROSE (Heliantemo o Jarilla)

   Pánico y miedo agudos. Estados de angustia graves. Terror y Pesadillas. Ansiedad con palpitaciones.

   27. ROCK WATER (Agua de roca)

   Abnegación. Perfeccionismo. Severidad. Rigidez consigo mismo, prescinde de sus necesidades.

   28. SCLERANTHUS (Scleranthus)

  Cambios en el estado de ánimo. Indecisión entre dos extremos opuestos, piensa que algo es correcto y al momento piensa lo contrario. Errático.

   29. STAR OF BETHLEHEM (Leche de gallina)

  Secuelas de traumatismos físicos y mentales. Efectos residuales de shock físico y emocional. Dolor, pérdida de seres queridos y malas noticias.

   30. SWEET CHESTNUT (Castaño dulce)

   Desesperación profunda. Ansiedad y angustia aguda provocada por un shock. Sienten que han llegado al límite del sufrimiento. Sin fuerzas para afrontar los acontecimientos.

   31. VERVAIN (Verbena)

   Fanatismo. No comparte la carga. Obsesivo con sus responsabilidades laborales y con sus causas.

   32. VINE (Vid)

   Líder inflexible. Avidez por el poder. Dominante. Exceso de confianza en sí mismo. Impone su criterio.

   33. WALNUT (Nogal)

   Indecisión para iniciar etapas nuevas o manejar situaciones difíciles. Para adaptarse al cambio y a nuevos retos. Afrontar periodos difíciles de transición. Vulnerabilidad provocada por los cambios.

   34. WATER VIOLET (Violeta de agua)

  Altivez. Reserva. Exagerado sentido de dignidad. Soledad de los orgullosos. Distanciamiento por sentimiento de superioridad.

   35. WHITE CHESTNUT (Castaño blanco)

  Abrumado por ideas torturantes. Diálogos internos. Prisionero de sus pensamientos. Le cuesta conciliar el sueño.

   36. WILD OAT (Avena silvestre)

   Falta de metas. Incertidumbre por desconocer la misión en la vida. Descontento vocacional.

   37. WILD ROSE (Rosa silvestre o Escaramujo)

   Apatía, desinterés por la vida. Resignación sin esperanza. Falta de motivación. Desapasionado.

   38. WILLOW (Sauce)

   Se siente víctima del destino. Resentimiento y amargura sobre su estado. Sentimientos negativos interiorizados. Autocompasivo y malhumorado.

 

   Rescue Remedy (El remedio del rescate)

   Rock Rose, Cherry Plum, Impatiens, Clematis y Star of Bethlehem.

   El Dr. Bach creó en 1930 una combinación de Esencias a la que después se llamó Rescue Remedy (el remedio del rescate). La primera que utilizó estaba compuesta solamente por Rock Rose, Clematis e Impatiens; en 1936 decidió incorporar 2 ingredientes más.

   El Rescue Remedy, como su propio nombre indica, es un remedio para utilizar en situaciones de emergencia, aquellas en que el miedo, la ansiedad o el estrés ocasionen de forma repentina un malestar profundo. La recepción de una mala noticia, como un fallecimiento o despido, un ataque de estrés, son entre otros los casos en que este remedio podría ser aplicado.

   La forma más generalizada de tomarlo consiste en depositar cuatro gotas del preparado bajo la lengua, después toaremos dos o cuatro gotas según la evolución , has a un total de 5 veces al día. En caso de necesidad se recomienda repetir la dosis cada dos horas, hasta obtener una mejoría notoria.

   Es posible que, después de leer en qué estados es aconsejable el tomar cada uno de los distintos remedios florales, haya personas que se sientan identificadas con una o varias de las aplicaciones descritas. Pero lo cierto es que a veces no sabemos distinguir nuestro verdadero problema, reconociendo solo los problemas periféricos que lo enmascaran y ocultan.

   Creo que todas las personas necesitaremos alguna vez en nuestra vida la ayuda que estos remedios nos pueden prestar. Podremos así combatir aquellos estados emocionales que, de forma aislada o intermitentemente, en mayor o menor grado, afectan a nuestra conducta, y que constituyen a veces un problema insalvable por nosotros mismos.

   Los remedios florales actúan lenta y gradualmente. No es conveniente aumentar la dosificación pensando en que los efectos puedan hacerse visibles con mayor rapidez. El desbloqueo ha de ser progresivo para que el efecto sea duradero. Hay que dejar pasar al menos dos o tres semanas antes de pensar que el remedio no obtuvo los resultados esperados.

 

 

                Epifanio Alcañiz

 

                Restaurador bioenergético

 

                Investigador de las energías telúricas