Los diseños de todos  nuestros productos están registrados en la Oficina Española de Patentes y Marcas, del Ministerio de Industria.

   Los precios de los distintos productos, los encontrarás en la tienda de web.

 

   Para distintos problemas, distintas soluciones

 

 

 

    Bienvenido a Sinergia Astral

 

 

       Si buscas el cambio interior, has llegado al lugar adecuado, evalúa y restaura tu cuerpo energético y mantenlo en sus mejores niveles con el Conector Astral, entre el ayer y el mañana, existe un hoy a veces intangible, pero muy importante.

 

                                                                    ***********

 

    SINERGIA: Acción de dos o más causas cuyo efecto es superior a la suma de los efectos individuales.

 

     ASTRAL: Relativo a los astros. Cuerpo astral o cuerpo sutil, es aplicado por algunas filosofías a un elemento intermedio entre el alma inteligente y el cuerpo físico.

                                                                                                                                                                                                                                    ***********

 

   Esta web nace de la necesidad de compartir el resultado de mi trabajo  en el campo de las energías telúricas, he de reconocer que han pasado años desde que tras... una canalización, voy a denominarlo así, porque cuando buscas respuestas y de pronto estas aparecen en imágenes, como si tu mente actuase de borrador y en ella se proyectase el boceto de una idea primaria, que después ha de ser retocada hasta tomar la forma definitiva, te das cuenta que no puede ser casualidad,  después he sido consciente de que mis guías me apuntan el camino a seguir, o tal vez afloren en la mente esos recuerdos perdidos  de sucesos no vividos por nuestro cuerpo físico en la vida actual.

    La verdad es que  sea cual fuere la razón, este es el resultado, los diseños que irán apareciendo en esta web tienen la cualidad de aumentar en distintas medidas la densidad energética que nos envuelve, esto es algo que muchos buscamos desde hace tiempo, el poder recargarnos energéticamente de forma correcta para poder paliar los estragos que los campos electromagnéticos artificiales y naturales ejercen sobre nuestra salud.

     Cuando creí que mi camino vislumbraba la meta y que solo evolucionaría en el apartado al que prioritariamente he dedicado mi tiempo, se me presenta un nuevo abanico de posibilidades para solucionar muchos de los problemas que arrastra nuestro deteriorado cuerpo energético. Solo trabajo con energía y órdenes mentales, la energía por si sola tan solo sirve para recargar nuestras pérdidas, se hace necesario el acompañar estos envíos de órdenes mentales, que deben ser ejecutadas por la persona a tratar, pero lo imprescindible es conocer el problema, ya que las órdenes han de ser claras y concisas, mi trabajo consiste en conectar con el inconsciente de la persona a tratar, conocer sus deficiencias y lanzar la orden que el mismo ejecutará con la ayuda de la energía que recibe al mismo tiempo.

   Sin embargo creo que se hace necesario el aclarar que no creo que la energía por si misma sea capaz de curar una enfermedad, pero nuestro cuerpo físico nunca alcanzara la sanación si  nuestro cuerpo energético está de alguna forma debilitado, el cambio interior comienza cuando se solucionannuestros problemas energéticos, nuestros cuerpos realizan el viaje de la vida unidos, van de la mano, son cara y cruz de una misma moneda, al corregir nuestros problemas energéticos, proporcionamos a nuestro cuerpo físico la herramienta, a veces indispensable, que le hará encontrar la solución a un problema, todo funciona en sincronicidad y aunque proporcionemos esa herramienta si nuestros pensamientos son negativos y no creemos firmemente que nuestra mente inconsciente tiene el poder de sanarnos, estaremos obstaculizando el proceso, pondremos una barrera  invisible a nuestra sanación.

   La sanación completa comienza con el cambio interior.

   He de reconocer que son muchas las horas  dedicadas al estudio de nuestro cuerpo energético, llevo mucho tiempo determinando estos niveles y si algún chacra estaba parcialmente bloqueado, pero todo llega cuando ha de llegar y no antes, ahora miro hacia atrás y me doy cuenta de que en realidad tan solo veía la punta de ese iceberg, dejando muchos de los problemas que arrastra nuestro cuerpo energético sin chequear, no es que no pudiese hacerlo, simplemente desconocía la existencia de esos problemas y no preguntaba por ellos, ahora es posible que mi análisis aún tenga lagunas, pero  honestamente creo que hay pocos tan completos.

   Llevo muchos años afirmando que soy telerradiestesista, creo que voy a dejar de utilizar el término, tengo la facultad de practicar la radiestesia a distancia, pero esto  que hago, nada tiene que ver con la radiestesia, algunos piensan que es un don, solemos llamar don a una cualidad no compartida por todos, ahora soy consciente de que no es correcta la expresión, yo más bien lo veo como que se me ha dotado de una herramienta para realizar una labor, con la condición de que la realice. Después de toparme con personas que portan esa misma herramienta  mental y que desconocen la radiestesia, he llegado a la conclusión de que la telerradiestesia es una de las funciones que se pueden realizar, pero la auténtica, el origen de esa herramienta mental es la facultad de poder conectar con el inconsciente de otras personas y facilitarles la ejecución de unas órdenes mentales que por sí solos no saben procesar, esto nos permite también conectar con algunos accesos, no a todos, al menos yo, del inconsciente colectivo, en esa parte estaría la de poder saber que alteraciones telúricas hay en un lugar solo con la imagen del mismo. No he encontrado un nombre que defina correctamente esta cualidad, que no es nueva, simplemente no está catalogada, el que la porta sabe que es especial, pero no exactamente porqué, he decidido bautizar esa cualidad acuñando para ella el nombre de PSICOESTESIA, derivada de la unión de dos vocablos griegos que en muchos casos son la raíz de nuestro propio idioma: PSIQUE, PSICO ( alma, mente)  AISTHESIS  (percibir, percepción)

    Así pues me considero psicoestesista y la telerradiestesia es algo a lo que accedo a través de esta percepción, que nada tiene que ver con la radiestesia, pero obviamente alguien que desconozca la radiestesia no podrá ser telerradiestesista solo por portar la cualidad que cito.

   No, no es mi tarea la de intentar convencer a nadie, la duda es razonable, puedo explicar en qué consiste mi trabajo hasta agotarme, pero la decisión de creer en lo que hago, es solo tuya, por lo tanto, si al leer esto analizas y dudas, mi recomendación es que busques la solución a tus problemas en otro lugar. 

 

 

 

    Epifanio Alcañiz

 

   Psicoestesista

 

   Investigador de las energías telúricas

   

   Restaurador bioenergético

 

 

    Mi otra web

                                                       Mi primer libro. Editorial La Regla de Oro

 

 Así comienza...

  INTRODUCCIÓN

 

   Antes de iniciar la lectura de estas páginas quiero dejar claro que mi intención al escribirlas no es la de convencer a nadie de mis percepciones. Soy consciente de que nos ha tocado vivir una época con mucha información que a veces nos llega viciada o en muchos casos adulterada. Cuando me descubrí portador de la percepción radiestésica leí con avidez todos los libros, artículos y referencias sobre el tema que podía conseguir. Tras contrastar la información recibida, comprendí la falta de rigurosidad e investigación sobre la radiestesia en los últimos años. La mayor parte de los libros modernos recogen mucha información sobre lo publicado hace cincuenta años. En muchos casos se aprecia que no se contrasta lo que se escribe y los errores ante los ojos de alguien que entienda del tema son en ocasiones lamentables. Ese fue el reto que me impuse a mí mismo: el comprobar personalmente, hasta donde me fuese posible, la distinta información recopilada, para intentar aportar un poco de luz a esta percepción que considero mi camino de vida. Alguien me acusó en una ocasión de querer abolir las ideas instauradas y reescribir la radiestesia. No es del todo cierto, pero tampoco falso. En estas páginas he querido mostrar mi visión sobre la radiestesia, mis experimentos, mi trabajo, mis percepciones y también mis teorías (que en ocasiones podrían ser erróneas). En cualquier caso mi intención no es nunca la de convencer sino la de aportar. Cada cual ha de elegir en qué creer, pero considero que el conocimiento siempre fue una fuente de poder y en este caso servirá al lector para obtener un punto de vista en ocasiones diferente. Me considero escéptico, pero abierto siempre a nuevas propuestas. Aunque no estén certificadas por la ciencia, nos muestran evidencias palpables de que hay algo que no encaja dentro de la lógica en procesos para los que no tenemos una explicación coherente. En radiestesia la mayor evidencia contrastada hasta el momento son los miles de pozos abiertos en todo el mundo por mis antecesores y los actuales zahoríes. Por eso, cuando a través de la telerradiestesia comencé a detectar esos lugares energéticamente especiales, sobre los cuales no había prácticamente nada escrito, supe que había de encontrar una evidencia palpable de que algo especial podía suceder en ellos. Para evitar ser tachado de visionario, volqué mi esfuerzo en ese proyecto y tuve la fortuna de alcanzar el éxito. Tras muchas pruebas, pude conseguir, guardando algunos parámetros, la evidencia palpable de que algo paranormal y sin explicación científica ocurría en esos lugares: la momificación de la carne. Este es, sin duda, un conocimiento ancestral conservado con celo y no divulgado. No tengo dudas de que fue aplicado en tiempos pasados por diversos colectivos, entre ellos la Iglesia, (o mejor aún, por una pequeña parte de la misma), para conseguir los cuerpos incorruptos. Personajes muy especiales fueron enterrados a lo largo de los siglos en los vórtices energéticos. Estos lugares especiales constituyeron en tiempos pasados el verdadero corazón de los templos, ya que no se construía una iglesia, una mezquita, un templo budista, un altar pagano, un dolmen o un menhir sin que el lugar elegido para hacerlo no contase con al menos uno de estos vórtices. Esta percepción, tras el Renacimiento cayó en el olvido. Han pasado siglos de oscuridad y vemos un nuevo resurgir a principios del siglo xx. Tras otro periodo perdido, creo que ahora se empieza a despertar un nuevo interés por la radiestesia. No quiero extenderme más en este prólogo; solo deseo que la lectura de estas páginas le resulte amena al lector y que en algún caso sea la hélice que mueva el motor de la curiosidad por lo desconocido, abriendo una puerta a nuevas opciones.